Discernimiento de espíritus ignaciano

DISCERNIMIENTO DE ESPIRITUS

EN SAN IGNACIO DE LOYOLA

Discernimiento de espíritus

˂˂La discreta caridad˃˃

˂˂Discreta caridad˃˃ no significa en Ignacio un amor que tema a la luz pública. La expresión quiere decir que el amor es ˂˂un amor que discierne˃˃ (discreta charitas), que pregunta siempre por lo que es realmente bueno para una relación o para una actividad. Lo que veo ante mi como posibilidad de encuentro y de actuación ¿corresponde al magis en la dirección de la fe, la esperanza y el amor, o tiene más del gusto de la desconfianza, resignación y el egoísmo?

Ignacio ofrece desde su propia experiencia, sobre todo en los Ejercicios, una cantidad de ayudas y reglas de experiencia para examinar de dónde proceden las motivaciones interiores, los fines que se persiguen y las mociones. En este discernimiento intervienen todos los planos de la persona: conocimiento profundo más íntimo, meditación y consideración racional, y especialmente también la sensibilidad para las mociones interiores. En este contexto se habla a menudo de ˂˂consolación˃˃ y ˂˂desolación˃˃.

En la formulación ˂˂discreta caridad˃˃ o ˂˂caridad ordenda˃˃ se expresa tanto la unión fundamental con el Evangelio de Jesús, cuyo centro es el amor, como la acentuación especifica de la espiritualidad ignaciana.

Espíritu Santo

˂˂el medio para gustar con el afecto y ejecutar con suavidad lo que la razón dicta que es mayor servicio y gloria divina, el Espíritu Santo les enseñará mejor que otro ninguno; aunque es verdad que, para seguir las cosas mejores y más perfectas, suficiente moción es la de razón; y la otra de la voluntad, aunque no preceda la determinación y la ejecución podría fácilmente seguirla, remunerando Dios nuestro Señor la confianza que en su providencia se tiene, y la resignación de si mismo entera y abnegación de sus propias consolaciones, con mucho contentamiento y gusto y tanto mayor abundancia de espiritual consolación, cuanto menos se pretiende y más puramente se busca su gloria y beneplácito˃˃ (Carta 6327; MI Epp. 11, 184-185 [p. 1086]).

Cristo como consolador

˂˂Mirar el oficio de consolar que Cristo nuestro Señor trae, y comparando cómo unos amigos suelen consolar a otros˃˃ (EE 224)

De las reglas de discernimiento de las mociones interiores para la primera semana de Ejercicios

Estrategias contrarias del buen espíritu y del malo (primera regla)

˂˂En las personas que van de pecado mortal en pecado mortal, acostumbra comúnmente el enemigo proponerles placeres aparentes, haciendo imaginar delectaciones y placeres sensuales, por más los conservar y aumentar en sus vicios y pecados. En las cuales las personas el buen espíritu usa contrario modo, punzándoles y remordiéndoles las conciencias por el sindérese de la razón˃˃ (EE314).

Lo que significa de la consolación (tercera regla)

˂˂Finalmente, llamo consolación a todo aumento de esperanza, fe y caridad, y toda leticia interna que llama y atrae a las cosas celestiales y a la propia salud de su ánima quietándola y pacificándola en su Criador y Señor ˃˃ (EE 316)

Desolación (cuarta Regla)

˂˂Llamo desolación a todo lo contrario [...], así como oscuridad del ánima, turbación en ella, moción a las cosas bajas y terrenas, inquietud de varias agitaciones y tentaciones, movimiento a infidencias, sin esperanza, sin amor hallándose toda perezosa, tibia, triste y como separada de su Criador y Señor ˃˃ (EE317)

˂˂En tiempo de desolación nunca hacer mudanza ˃˃ (quinta regla)

˂˂En tiempo de desolación nunca hacer mudanza, mas estar firme y constante en los propósitos y determinación en el que estaba el día antecedente a la tal desolación, o en la derterminacion que la estaba en la antecedente consolación. Porque, así como en la consolación nos guía y aconseja más el buen espíritu, así en la desolación el malo, con cuyos consejos no podemos tomar camino para acertar ˃˃ (EE318)

Medidas contra la desolación (sexta regla)

˂˂Mucho aprovecha el intenso mudarse contra la misma desolación, así como es en instar más en la oración, meditación, en mucho examinar, y en alargarnos en algún modo conveniente de hacer penitencia˃˃ (EE319)

Gracia en la desolación (séptima regla)

˂˂El que está en desolación considere como el Señor lo ha dejado en prueba, en sus potencias naturales, para que resista a las varias agitaciones y tentaciones del enemigo; pues puede con el auxilio divino, el cual siempre le queda, aunque claramente no lo sienta; porque el Señor le ha abstraído su mucho hervor, crecido amor y gracia intensa, quedándole tomen gracia suficiente para la salud eterna˃˃ (EE320)

Tomar fuerza de la consolación (décima regla)

˂˂El que está en consolación piense cómo se habrá en la desolación que después vendrá, tomando nuevas fuerzas para entonces˃˃ (EE323)

˂˂Poner mucho rostro contra las tentaciones˃˃ (décimosegunda regla)

˂˂[...] de la misma manera es propio del enemigo enflaquecerse y perder ánimo, dando huida a sus tentaciones, cuando la persona que se ejercita en las cosas espirituales pone mucho rostro contra las tentaciones del enemigo, haciendo el opósito per diametrum [lo diametralmente opuesto]˃˃ (EE325)

Desenmascarar al enemigo que se esconde (decimotercera regla)

˂˂Asimismo se hace [el enemigo] como vano enamorado en querer ser secreto y no descubierto. [...] De la misma manera, cuando el enemigo de natura humana, trae sus astucias y suasiones a la ánima justa, quiere y desea que sean recibidas y tenidas en secreto. Mas cuando las descubre a su buen confesor, o a otra persona espiritual que le conozca sus engaños y malicias, mucho le pesa; porque colige que no podrá salir con su malicia comenzada, en ser descubiertos sus engaños manifiestos˃˃ (EE326)

Atender a los propios puntos débiles (decimocuarta regla)

˂˂Asimismo se ha como un caudillo, para vencer y robar lo que desea. Porque así como un capitán y caudillo del campo, asentando su redal, y mirando las fuerzas o disposición de un castillo, le combate por la parte más flaca, de la misma manera el enemigo de natura humana, rodeando mira en torno todas nuestras virtudes teologales, cardinales y morales, y por donde nos halla mas flacos y mas necesitados para nuestra salud eterna, por allí nos bate y procura tomarnos˃˃ (EE327)

De las reglas para el discernimiento para la segunda semana de Ejercicios

Tentación al mal bajo la apariencia de bien (cuarta regla)

˂˂Propio es del ángel malo, que se forma sub angelo lucis [se disfraza de ángel de luz], entrar con la ánima devota y salir consigo. Es a saber, traer pensamientos buenos y santos, conforme a la tal ánima justa, y después, poco a poco, procura salirse, trayendo a la ánima a sus engaños cubiertos y perversas intenciones˃˃ (EE332)

Examinar el principio, medio y fin de las mociones interiores (quinta regla)

˂˂Debemos mucho advertir el discurso de los pensamientos; y si el principio, medio y fin es todo bueno, inclinando a todo bien, señal es de buen ángel. Mas si en el discurso de los pensamientos que trae, acaba en alguna cosa mala, o distrativa, o menos buena que la que el ánima antes tenía propuesta de hacer, o la enflaquece, o inquieta, o conturba a la ánima, quitándola su paz tranquilidad y quietud, que antes tenía, clara señal es proceder del mal espíritu, enemigo de vuestro provecho y salud eterna˃˃ (EE333)

Estrategia espiritual contraria

˂˂La ánima que desea aprovecharse en la vida espiritual, siempre debe proceder contrario modo que el enemigo procede. Es a saber, si el enemigo quiere engrosar la ánima, procure de adelgazarse; asimismo, si el enemigo procura de atenuarla, para traerla al extremo, la ánima procure solidarse en el medio, para en todo quietarse˃˃(EE350).


Featured Posts
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Artículos recientes